La trascendencia de la comunicación